T 626 74 78 74
Imagen ilustrativa del post: Carta abierta a Juan Soto Ivars

Carta abierta a Juan Soto Ivars

Termino de leer “Arden las redes”, un libro de Juan Soto Ivars y no paro de pensar, tomar notas y de recordar mi historia de poscensura a través de las redes sociales. Fue hace unos años pero sentía la necesidad de contarosla porque a cualquiera le puede pasar. Sí, a cualquiera incluso a mí, que me dedico a gestionar redes sociales desde hace muchos años. ¿Queréis saber más?

“Pedir perdón es sinónimo de aceptar la culpabilidad. Esto convierte la disculpa en un error terrible en el contexto de un linchamiento digital”. Página 231 – “Arden las redes” de Juan Soto Ivars

Hola Juan:

Muchas gracias por escribir este estupendo libro sobre las redes sociales. Has hecho que me enganche a leerlo sin parar en prácticamente una semana. Cada página me hacía recordar un antiguo post que escribí en mi antiguo blog de “La Hora Alternativa” donde recibí muchos palos. Buscaba aportar valor dando un toque de ficción a través de la periodista, Ana Pastor. Había hecho algo parecido con Jordi Evole y el asunto no había tenido tanta repercusión.

Al final del artículo explicaba la ficción lo cual, para que la gente que me seguía no suponía ningún engaño. Lo repase, lo edite y lo compartí en Facebook, LinkedIn y Twitter. En las dos primeras redes sociales tuvo la repercusión habitual pero en Twitter todo empezó a dispararse en cuestión de minutos. Noté un aumento de visitas al post así como un gran número de comentarios. Sí, comentarios, algo que cuesta conseguir la vida cuando tienes un blog y te conocen.

Los comentarios iban con un tono ofensivo que para mí era totalmente desconocido. Gente a la que apenas conocía estaba insultándome y no sabía muy bien porqué. Incluso le llego a la propia Ana Pastor. Fuí respondiendo uno a uno los comentarios que me iban entrando. Y decidí pedir disculpas (así como introducir la nota explicativa al principio en vez de al final) a la misma periodista. Cuanto me he acordado de ése momento mientras te leía Juan. Modifiqué el post cuando probablemente no debía haberlo hecho. La comunidad había ganado la batalla. Jamás volvieron a mi blog y dudo que me hubieran dicho esas cosas en persona.

“El mayo éxito de la poscensura es hacer creer que no existe.” Página 112 – Arden las redes  de Juan Soto Ivars

Al leer los casos que cuentas en el libro me he sentido muy identificado por la manera en que actuaron las personas agredidas. Crees que pidiendo disculpas se va a solucionar todo -como en la vida real-, lo que haces, y,  en realidad, contribuye a todo lo contrario. Lo pasé muy mal aquel día y los siguientes. Salí a la calle y la gente que me seguía no hacía más que preguntarme sobre el asunto. Sabían que no había mala intención en mi post. Llevaba unos cuantos publicando un post semanal y un post no debía de destrozar mi reputación. Pero casi lo hace, para que mentir. En ese momento, te sientes solo y no sabes muy bien como parar la avalancha.

Recibí mucho cariño y es lo que me ayudo a salir adelante. De hecho, seguí publicando unos cuantos post más hasta hoy. No he vuelto a vivir una situación igual. Y si me preguntas si me he autocensurado por todo lo que sucedió aquel día la respuesta es no. Aprendí lo perversas que pueden llegar a ser las personas tras un nick en Twitter y seguí adelante. Por eso, me alegro haber leído este libro. Todos tenemos una historia dura en las redes sociales. La mía fue hace mucho años y espero que sirva a la gente de ejemplo.

Las redes sociales han evolucionado mucho desde entonces, -me han dado mucho-, pero también considero que están en un momento crucial de su existencia. Twitter o Facebook parecen tribunales de la inquisición. Inquisición desde personas anónimas que ponemos (me incluyo porque de forma inconsciente puedo llegar a hacerlo) la libertad de expresión a un nivel bajisimo. Vamos en una dirección que no sabemos dónde va a terminar. No tiene límite. Una vez más, recuerdo que tal y como llegaron un día, puede que desaparezcan del mapa. La pregunta que me hago es, ¿éstas son las redes sociales que queremos?

A mí me gustaría que no fueran así y libros como el tuyo me hacen creer en las redes sociales. Recomiendo a la gente que me sigue que por favor lo lea si realmente aprecia las redes sociales. Ya que tristemente nos hemos mal acostumbrado a hacernos la siguiente cuestión: ¿Cual será el próximo caso de acoso y/o insultos en las redes sociales?

Hasta pronto Juan,

Gorka Corres Zamácola

PD: Juan Soto Ivars viene a Vitoria Gasteiz con motivo del próximo TEDxVitoriaGasteiz, muy recomendable acercarse a escucharle seguro.

Etiquetas:facebook, internet, juan soto ivars, libertad de expresión, poscensura, redes sociales, twitter

"Trackback" Enlace desde tu web.

Gorka Corres Zamácola

Community Manager de Vitoria-Gasteiz. Apasionado del Marketing online.

Deja un comentario

T 626 74 78 74
info@gorkacorres.com